La COVID-19 no ha parado el crecimiento tanto en volumen de negocio como en el número de granjas integradas de ICPOR.

2020, un año de incertidumbre con un gran impacto en el ámbito empresarial y económico de toda España. A pesar de que en los cuatro primeros meses de esta crisis sanitaria, económica y social, el precio del porcino ibérico de cebo se hundió más del 23% y que muchos ganaderos han tenido que buscar otras alternativas de salida a su producto, ICPOR ha vuelto a cumplir con uno de sus compromisos fundacionales: ofrecer a sus granjeros un precio garantizado, eliminando las fluctuaciones que pueda experimentar el mercado.

Un compromiso y un modelo que genera confianza y seguridad para los emprendedores en el medio rural salmantino

Noticia completa en La Gaceta de Salamanca